D’altres fonts X

by

En mig del batibull protagonitzat pel PSOE i la va possible abstenció per deixar governar a Rajoy el PSC va celebrar primàries per escollir la primera secretaria. Va guanyar Miquel Iceta . E l’article de Joan Tapia analitza el que pot significar aquesta elecció pel PSC

Joan Tapia (Barcelona, 1946) és llicenciat en Dret i membre de la Reial Acadèmia de Ciències Econòmiques i Financeres. Va ser director Vanguardia (entre 1987 i 2000), També  de BTV i de TVE a Catalunya. Va fer també  assessor del ministre d’Economia Miguel Boyer i exercir de director del Departament d’Informació i Relacions Exteriors de La Caixa. És columnista a El Periódico de Catalunya i El Confidencial., I col·labora en nombrosos Programes de Ràdio i Televisió.

 La Cataluña de Iceta, Joan Tapia. El Confidencial. 19.08

La victoria de Miquel Iceta en las primarias del PSC por el 54% de los votos contra el 46% de Núria Parlon, la alcaldesa de Santa Coloma de Gramanet (ciudad dormitorio pegada a Barcelona en la que gobierna con mayoría absoluta), es una noticia relevante que indica que el PSC se mantiene firme en sus señas de identidad y que, por lo tanto, es un partido que puede jugar un papel positivo en el difícil desbloqueo de la situación catalana, siempre y cuando el Gobierno de Madrid y el de Barcelona están dispuestos algún día a modular sus inflexibles posiciones.

Miquel Iceta forma parte de la corriente dominante del PSC, la de José Montilla y antes Josep María Sala, que ganó hace muchos años el congreso de Sitges frente al sector mas nacionalista de Joan Reventós y Raimon Obiols, pero que optó decididamente por apoyar a Pasqual Maragall como candidato a la presidencia de la Generalitat y no dudó para ello en pactar con ERC e ICV en los gobiernos tripartitos. Es también un político pragmático que defiende la obra del tripartito (bajo las presidencias de Maragall y de Montilla), pero que sabe admitir los errores cometidos.

Ya se sabía de antemano que ganara quien ganara las primarias, nada cambiaría: tanto el ganador como su oponente, Núria Parlon, coincidían en mantener el no a Rajoy y romper la disciplina de voto.

Además, es un hombre con personalidad propia. Procede del PSP de Tierno Galván (cosa mucho más rara en el PSC que en el PSOE) y, aunque ligado a la corriente del Baix Llobregat (Ia predominante en el partido desde el congreso de Sitges), siempre ha procurado tener buenas relaciones con el sector catalanista del partido y ha pensado por cuenta propia con cierta ecuanimidad, como demuestra que dos mujeres muy distintas del socialismo catalán, Manuela de Madre, la anterior alcaldesa de Santa Coloma del sector españolista, y Anna Balletbó, la famosa diputada socialista que salió del Congreso el 23-F porque estaba embarazada de gemelos (perteneciente a la corriente nacionalista de Obiols), le hayan apoyado con entusiasmo.

Esta actitud ‘independiente’ de Iceta es la que seguramente hizo que el Baix Llobregat no le apoyara para relevar a Montilla en 2012 y que tampoco lo haya hecho ahora. Iceta ha ganado así con el apoyo de muchos cuadros diversos del partido (sin corriente propia) y contra una especie de coalición formada por el Baix Llobregat y la izquierda mas atrevida del PSC, formada por muchos cuadros jóvenes del área metropolitana de Barcelona.

Iceta es un socialdemócrata clásico (un antiguo socialista de izquierdas que vivió La Moncloa de los gabinetes de Felipe González y del vicepresidente Serra) y un catalanista nada nacionalista, que quiere el máximo autogobierno para Cataluña que sea compatible con un Estado español viable y con una idea de España como nación de naciones. En este sentido, Iceta ha logrado que, manteniendo sus esencias, el PSC haya sobrevivido a la conversión al independentismo de CDC (cuyo ‘agit-prop’ lo intentó desacreditar, presentándolo como caballo de Troya del españolismo) y a la huida de socialistas relevantes del sector catalanista, como los ‘exconsellers’ Antoni Castells y Montserrat Tura o los ‘gironinos’ (la provincia más independentista) Joaquim Nadal y Marina Geli. Pero Iceta —pese a las sucesivas escisiones, unos se fueron a un movimiento socialista de difícil vida, otros a ERC y otros a casa— siempre ha procurado no romper los puentes. Así, el presidente del PSC es Àngel Ros, alcalde de Lleida y uno de los antiguos líderes del sector catalanista. Y en la presentación de su candidatura no tuvo reparo en admitir su respeto por Antoni Castells, el ‘conseller’ de Economía de Maragall y Montilla.

¿Qué separaba a Iceta de Núria Parlon, que oficialmente ya era su segunda en el partido? Fundamentalmente, la maduración de una intensa vida política. Iceta es un socialdemócrata y un catalanista nada independentista sin complejos e incluso con cierto descaro, de la misma forma que fue el primer político catalán (y español) en asumir ya hace años su homosexualidad. Parlon representa ideas próximas, pero con más complejos hacia el independentismo y hacia Podemos, que han adquirido mucha fuerza en los últimos tiempos. Quizás está mas próxima a Podemos, y sobre el independentismo ha tenido actitudes cambiantes.

Por eso, es importante que Iceta haya ganado sin tensionar las relaciones con Núria Parlon y sus seguidores. El PSC de Iceta y Parlon puede ser un interlocutor fuerte y con personalidad propia, tanto con las fuerzas nacionalistas como con las españolistas, y aunque ha perdido mucha fuerza, sigue al frente de muchos ayuntamientos —empezando por L´Hospitalet, la segunda ciudad catalana, y las capitales de Tarragona y Lleida—- y ha sido la tercera fuerza política (tras En Comú Podem y ERC, pero algo por delante de CDC) en las legislativas de 2015 y 2016. Eso sí, de 25 diputados en las legislativas de 2008 ha pasado a solo siete en las de 2016.

Entre tanto, ha habido los dos terremotos que cambiaron Cataluña en 2010, el forzado programa de austeridad de Zapatero y la sentencia del Constitucional sobre el Estatut, cuatro años después de su aprobación en referéndum. Es precisamente por este motivo que Iceta ha apoyado firmemente a Pedro Sánchez. Como ya escribí en esta crónica hace 15 días, Iceta cree que después de haber alentado con malos modos el recurso contra el Estatut y de cinco años de gobierno de inmovilismo, Rajoy no inspira ninguna confianza para abordar el contencioso catalán con una actitud dialogante. Y teme que su permanencia en el Gobierno de España haga mas difícil cualquier aproximación a una solución pactada y negociada del problema.

Pero es un pactista por definición, y aunque mantiene la actitud de no votar a Rajoy en ningún caso, ya el lunes declaraba al ‘Ara’ (diario soberanista) que “la abstención parcial [de 11 diputados] sería una opción inteligente, pero mi opción es que todos los diputados socialistas voten no”.

 

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s


%d bloggers like this: